CARTEL DE SEMANA SANTA 2019 PARA VILLAVERDE – MADRID

Nos retrotraemos a una fría tarde de noviembre, la del 27, festividad de La Medalla Milagrosa, para intentar contaros la verdad, la del por qué hoy presentamos este cartel. Esa tarde noche, unos benditos locos se reunieron en nombre de Dios, de un Dios Nazareno, y así Dios, providencial siempre, quiso estar entre ellos. Y en esa inmaculada sala parroquial, en un acto de infinita generosidad para su Cofradía, para su gente, para su parroquia y su barrio entero, decidieron de manera preclara y concisa, atreverse, crecer, mejorar, esforzarse, comprometerse. Llamemos a esos benditos locos por su nombre, la Junta de Gobierno de la Madrileña Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Santísima Virgen de la Soledad, en Villaverde.

Sigo con nuestra verdad. La de que aquella tarde, allí también estábamos los 4 de COMUNIHDAD, preparados para ayudar a esta gente tan valiente. 

COMUNIHDAD, que nació en esa angustia que brota durante una revirá que se hace eterna, entre las calles Carmen y Salud, mientras una banda bien afinada y entregada, ejecuta “Mi Amargura”, con ternura y elegancia, y un cofrade de negro costal, recio, duro, grande como un titán, contempla la escena, derramando lágrimas de emoción, apoyado en el quicio de una puerta, que ha visto hace minutos entrar a su Señor y él debajo. Para que así, el tiempo se pare y el instante se haga infinito y todo esto pueda ser captado, en un momento mágico, por el disparo preciso y precioso, que salta en la cámara de un fotógrafo, prudente y discreto, que lleva ahí toda la vida y nunca ha dicho esta boca es mía. COMUNIHDAD ha nacido al abrigo y amparo de muchas devociones, que van siempre donde nosotros vamos, y todas juntas con nosotros estaban esa tarde de noviembre en Villaverde. Las primeras las marianas, advocadas en La Soledad, El Carmen, o en El Rosario. En La Consolación, o en La Estrella. Y como no en Las Angustias. Angustias que sigue cada Miércoles Santo al Señor de la Salud.

Y es este Cristo, El Señor de la Salud, una baza ganadora, segura, fue la que primero intervino. Fácil de entender. No solo unió a los 4 de COMUNIHDAD, también nos trajo a nuestro hermano Miguel.

Miguel, Diez Campelo, es el director de la agrupación musical de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, de León, que hoy durante la presentación en la parroquia de San Andrés Apóstol nos han honrado acompañándonos y al que tratamos como hermano.  Él es uno de los artífices de convencer y finalmente traernos a todos estos músicos, que deben entender ustedes, hacen un gran esfuerzo personal y humano para estar en Madrid en noche de invierno. Miguel, el Señor seguro ha querido que hoy estemos juntos y no será la última vez que lo quiera. Querido Miguel, un día, el menos pensado, tu gente, tu banda, tu cofradía, o tus amigos van a levantar una placa con tu nombre en una calle de León, concretamente en el 24 de la calle Santa Nonia, porque te la mereces.

Ya veis que apostábamos a caballo ganador, si para preparar aquella tarde de noviembre, nos habíamos puesto en manos de la providencia del Señor de la Salud y del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. Pero no queda todo aquí. Una tercera imagen nos tenía en sus manos.

Una talla del Dios encarnado en hombre y muerto, que lleva escuchando rezos, peticiones y plegarias desde siempre, a la puerta de esta iglesia, recogiendo a los fieles que entran en busca de oración y de consuelo. Una talla que había sido demasiada castigada por el paso de los años, pero que hoy, y gracias al empuje de esos benditos locos, llamados Junta de Gobierno, es la viva imagen de lo que es y va a ser esta Cofradía que nos acoge. El Santísimo Cristo de la Misericordia, debe ser para todos vosotros un referente, un antes y un después, por todo lo que ha representado para esta parroquia, por todo el esfuerzo que ha supuesto restaurarlo y por lo mucho que os va a devolver Él.

Un Santísimo Cristo de la Misericordia, que hoy vera su figura en un cartel de Semana Santa, el que ha creado COMUNIHDAD para esta ocasión tan especial. Un Santísimo Cristo de la Misericordia, que se dejo fotografiar por nosotros, mientras la parroquia seguía impregnada de un olor a incienso tan característico de Semana Santa, en una noche de verano, para que así, hoy, pudiera lucir esplendoroso en un cartel que esperemos, os guste tanto, como nos gusta a nosotros.

Y sobre todo, un Santísimo Cristo de la Misericordia, que está muerto en la Cruz por nosotros, por los hombres que en el pretorio le sentenciamos a muerte, pero que aun así, nos deja un mensaje de esperanza, de luz, de reconciliación, de oración y recogimiento, para que doliéndonos su muerte terrenal, sepamos ser al menos, sus mejores cirineos durante toda la Semana Santa que se nos aproxima.

Después de todo este bonito envoltorio de palabras mal escritas, queremos terminar esta presentación con una breve explicación de la obra que presentamos.

El cartel es una obra original de COMINIHDAD, tanto en su fotografía como en su edición y maquetación. El pasado catorce de septiembre de 2018, acudimos a la parroquia de San Andrés Apóstol, para participar en los cultos que con motivo de la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz, se organizaron en ella, donde además, se recuperaba al culto, tras largos meses de restauración, a cargo del Escultor-Imaginero D. Francisco Javier López del Espino, que tiene sus talleres en Lucena (Córdoba), la imagen del Santísimo Cristo de la Misericordia. Tras los cultos, pudimos realizar un amplio reportaje fotográfico de gran calidad. De ese reportaje se seleccionó una fotografía, quedando inédita, y que es la base central del cartel que hoy presentamos.

Para todos los cristianos, y más si cabe, los que vivimos nuestra religiosidad de manera cercana a las corporaciones penitenciales, Cristo muerto en la Cruz por nosotros, para nuestra salvación, es el mensaje más explicito que sin duda podemos transmitir.

Es por esto, que en esta ocasión nos hemos decantado por eliminar cualquier elemento que no fuera la visión doliente de la muerte en la cruz, resaltando la imagen del Cristo, pero que además, deje ver a las claras, el magnífico trabajo de restauración de la talla, que tanto esfuerzo ha costado a la corporación.

Por último y como añadido, hemos completado la imagen con vocabulario que nos hacen recordar a la Semana de Pasión, y que creemos hacen conjugar, la sobriedad de la base de la composición, con alguna visión más novedosa sobre las composiciones tradicionales para anunciar la Semana Santa.

Para todo ello, hemos primado la utilización de colores sobrios, con el negro como fondo, que resalta más si cabe la imagen del crucificado.

Está diseñado para ser impreso en tamaños estándar, preferiblemente en 50x70cm como hoy lo mostramos y sobre papel con brillo, y que así, desde ahora mismo y hasta el Domingo de Resurrección, se pueda admirar en la calles de su barrio.

En la Parroquia de San Andrés Apóstol, de Villverde Alto en Madrid a 2 de Marzo, festividad de Santa Inés de Praga de 2019.

Puedes compartir este contenido en: